domingo, 1 de mayo de 2011

EL RUMBO DE LA VERDAD


Sólo, en mi verdad, sólo como las aguas que caen y siguen el rumbo conocido, quien como ellas, que conocen su trayectoria, mientras uno, sin saber que escoger, porque ni siquiera la misma vida es tan importante ya, pues sólo para que más seguir, si el amor ha terminado, como el tuyo jamás encontraré, sólo yo soy culpable de estar hoy sin nadie a mi alrededor que pueda siquiera mirar, sólo yo soy triste ser mirandome cada día al espejo y saber que nada tengo, nada más que una vida apagada y solitaria, como cuando reía, aquellos eran otros tiempos, hoy en la ciudad, observando como las personas se han olvidado de su esencia, todo camina rápido, y los cambios se dan a cada instante...

No olvido mi sierra querida, donde el cielo de ese color azul intenso acompañaba mi correr por el campo, libre y feliz, donde lo material queda atrás y sólo importa ser persona de verdad, persona y ser esencial de la naturaleza, alejado del bullicio y de la fría gente que te miran muchas veces indiferente...

Pues nadie entiende como puede uno sentirse interiormente, mientras por fuera seamos otros, sólo la vida y el tiempo hace que conozcamos quienes somos realmente, y hay veces en que muchos mueren sin saber siquiera quienes fueron.

Hacer lo que el corazón te dicta es ser realidad, no habrá nada más fuerte y verdadero que el mensaje que viene de adentro. Nadie es dueño de la verdad, nadie es correcto, nadie es perfecto, nadie es nadie, todos somos, somos hombres y mujeres que sentimos y expresamos y amamos, pero yo ya olvidé lo que es amar de verdad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario