martes, 12 de abril de 2011

TODO COMIENZA CON UNA CENA...


Las velas, un vino y una cena para dos,
sólo tú y yo,
sentirnos únicos y solos en el mundo,
noche esperada y romántica...

Llegarás a mis brazos para amarte
ser tuyo y no desperdiciar ni un segundo
diciéndote cuánto te amo,
la sed de amar recorre por mis venas,
y tú estas en ellas.

Eres la mujer, que aún no veo,
sin embargo ya te siento, aunque seas
una incógnita para mis ojos,
pero no lo serás para mi corazón
deseoso de ser atrapado y enrollado por tus
puros y blandos sentimientos, de los que
hace tanto tiempo ya no siento.

Serás la mujer ideal para mi, la mujer
que amaré y mi vida por ti daré, estando
en cada momento que me necesites y cuidándote
cuando mal estés, serás la compañera mía y
yo tu amigo y compañero fiel.

Nikolai L. Kaufmann

No hay comentarios:

Publicar un comentario