lunes, 27 de diciembre de 2010

UNA BELLA ROSA...


Hace tanto que ya no extiendo mi mano con una rosa en ella,
inolvidable el momento cuando podía darte una de aquellas,
como una noche, en la que mi habitación era iluminada por más
de 15 velas, dando su propio calor, y una mesa en medio, en ella
sobre el mantel rojo una vela, la más bonita de todas aquellas,
un sobre y una hermosa rosa roja esperando por ti, mientras yo...
emocionado, bajé para esperarte en la puerta, llegaste y hacia
mi habitación te conduje, tu mirada de aquella noche, mostraba felicidad,
estabas sorprendida y alegremente me dijiste que no te lo esperabas...
Fue la cena más romántica y bella de mi vida hasta hoy, un regalo que pasó
y sólo en los recuerdos hoy quedan... Una rosa y muchas más que hoy no más
te podré dar...

Nikolai León Kaufmann
Recuerdos de un amor llamada Maty.

No hay comentarios:

Publicar un comentario